Crónicas

Crónicas de Julián López

El Juli vuelve a triunfar y corta dos orejas en Nimes

Fecha Plaza Cartel Ganadería Resultados
24/05/2012 Nimes El Juli, Castella, Jiménez Fortes Garcigrande Ovación y dos orejas

 

Nimes (Francia). Viernes 25 de mayo de 2012.
Cuarta de la Feria de la Vendimia. Lleno. Toros de Garcigrande. 
El Juli (de nazareno y azabache) ovación y dos orejas; Sebastián Castella (de verde botella y oro)  oreja y dos orejas; y Jiménez Fortes (de negro y plata con remates rojos) que confirma alternativa, ovación y ovación. 

Aplausos

Al segundo, un toro bien presentado, El Juli lo saludó de capote con una buena serie de verónicas que se repetiría entre puyazo y puyazo, donde el animal se arrancó de lejos antes del encuentro con el caballo. Cuando el madrileño se dirigía a brindar al público el toro se le arrancó y Julián aprovechó su ímpetu para darle tres pases por debajo sobre la izquierda y rematar con uno de pecho. Posteriormente dedicó la faena al público ante un noble rival que se arrancaba de lejos, dejando buenos derechazos e imponiéndose en todo momento por ambos pitones haciendo sonar la música y poniendo al público al rojo vivió. Labor poderosa e inteligente que no tuvo premio ya que el toro acabó rajándose y su uso de la espada (media y pinchazo) hizo que todo quedara en una ovación tras una leve petición.

El cuarto de la tarde, un toro bien presentado, fue bien recibido de capote por un Juli que brilló en el inicio de faena con cinco grandes derechazos largos y poderosos a los que prosiguieron dos tandas más del mismo nivel. El animal, noble y repetidor, por el pitón izquierdo se mostraba menos evidente pero el madrileño le sacó naturales largos en tres series a base de técnica y maestría, acabando su actuación en las cercanías y poniendo a la plaza de pie. Cerró con un estoconazo y se llevó las dos orejas a su esportón. Rolland Angel

Mundotoro

No tuvo clase el toro, no humillaba, pero en la muleta de Juli acabó entregándose, y al final del trasteo consiguió el torero doblegarle y hacerle bajar la 'gaita' para construir una faena 'made in Velilla' que remató de una gran estocada. Dos orejas de figurón. Antes tuvo movilidad pero poca clase su primero. Con otro despliegue de su proverbial técnica, el madrileño consiguió meter al público en su faena. Falló con la espada y sólo pudo ser ovacionado. Maurice Berhó

Burladero

 

El Juli, se las vió en primer lugar con un buen ejemplar que se le arrancó inesperadamente cuando se disponía a brindar a la concurrencia. Su primera tanda se la enjaretó con la montera en la mano, evidenciando una enorme capacidad de improvisasión. Era un buen toro que se venía pronto y de largo. La faena apuntaba a lío grande. Unos circulares encadenados llevaron la efervescencia a los tendidos. Todo así hasta que el toro inesperadamente se rajó. No podíá haber más faena. Se fue por la espada y con esta un par de pinchazos.
Con unos lances ganándole terreno al toro recogió El Juli a su segundo. Al que cogió muy bien la distancia, le dejó siempre la muleta en la cara y consiguió ligar a la perfección los muletazos. El toro fue bueno, sobre todo por el pitón derecho. En su epílogo el torero buscó la proximidad de los pitones hasta unos límites verdaderamente escalofriantes, para concluir con un desplante arrojando la muleta ante la cara del toro. Se volcó, no podía menos, detrás de la espada. Germán Jiménez

terrestaurines.com

Fotos Roland Costedoat

Compartir en facebook Compartir en twitter