El Juli

Plaza por Plaza

Vistalegre

Si hubiera que elegir la mejor faena de El Juli a lo largo de su carrera mucha gente señalaría la realizada en el Palacio Vistalegre de Madrid el 4 de octubre de 2002 al toro Desván, de Toros de Cortés, al que Julián cortó las dos orejas y el rabo. Ocho años más tarde regresa al coso carabanchelero para cortar tres orejas de una corrida de Garcigrande. Y otra puerta grande consecutiva en 2011. El 27 de septiembre de 2014, El Juli vuelve a convertir Vistalegre en un manicomio con la faena realizada a un toro de Garcigrande y que le hubiese valiendo para volver a pasear un rabo de no haber fallado con los aceros.

Compartir en facebook Compartir en twitter