Noticas

Trajes de Luces de Julián López

Marino y oro (2005).

Marino y oro (2005).

Muy mala suerte en su debut al llevarse los dos peores toros de la corrida. Una oreja en Nimes. Y dispuesto, sin suerte y presionado en Córdoba. Magnífico y muy importante en Badajoz, donde la espada reduce el premio a una oreja. E igual de bien, toreando cabalmente a un toro de Gavira en Algeciras: Oreja con fuerte petición de otra... Hasta que llegó a Mont de Marsan, plaza talismán, y El Juli consigue su primer gran triunfo al cortar tres orejas de un lote de García Jiménez. Una oreja en Pontevedra y otra en Bayona, aunque en esta última el premio pudo doblarse de haber rematado una faena de un trazo colosal, sobre todo en una serie de la naturales de enorme gusto y despaciosidad. Y en Palencia igual: una faena sencillamente fantástica, de gran hondura, de las mejores del año, a un toro de Garcigrande.

Volver
Compartir en facebook Compartir en twitter