Crónicas

Crónicas de Julián López

Lima: El Juli, por la puerta grande ante un gran lleno

Fecha Plaza Cartel Ganadería Resultados
26/11/2006 Lima Vicente Barrera, El Juli, Castella Roberto Puga Oreja y oreja

LIMA (Perú). Domingo 26 de noviembre de 2006


Última de feria. Lleno total. Seis toros de Roberto Puga, de buen juego en general destacando los lidiados en tercer y sexto lugar para los que se pidieron una vuelta al ruedo que sólo consiguió el tercero.


Vicente Barrera (de turquesa y oro) oreja y vuelta; El Juli (de verde y oro) oreja y oreja; y Sebastián Castella (de lila y oro) dos orejas y dos orejas. El Juli y Castella salieron en hombros.


“Julián López El Juli consiguió otro trofeo del segundo, un animal distraído y con poca fuerza. El diestro se mostró por encima de las condiciones del astado, sobre todo a mitad de faena cuando acercó terrenos. El Juli trazó pases circulares que el animal tomaba con nobleza. Agarró una gran estocada tras pinchar y le concedieron la oreja. Con el quinto, un toro noble y repetidor, pero que presentaba un punto de dificultad, El Juli desarrolló una labor importante, firmada con una gran estocada que puede considerarse como la estocada de la feria”. Por Magaly Zapata (mundotoro.com)


“También salió a hombros Julián López El Juli, que demostró el porqué del sitio en que se encuentra. De porqué está en Maestro. El torero de Velilla no dejó pisarse el terreno en ningún momento, y su sana rivalidad con Castella parece consolidarse en América. El madrileño lanceó con elegancia y muleteó con maestría, dejando, por encima de todo, una gran disposición para alcanzar el triunfo”. Por Alberto Alcalá (burladero.es)


“El Juli dio cátedra y también salió por la puerta grande. El Juli, quien ha retornado a Acho cargado de glorias, pero también de cornadas y fatigas se mostró ayer como un espada experimentado que ha sabido comprimir conocimiento y estrategia para seguir deslumbrando con arte, entrega y valor. Realmente, Julián López ‘El Juli’, aquel niño prodigio que llegó a Lima en 1998 cuando aún era un adolescente de 16 años y se llevó su primer Escapulario (el 2005 repitió la hazaña), ayer dio un cátedra de ciencia en su segundo toro, Divertido, un negro albardado, listón y cornicorto que luego de la pica se vino a menos y daba hachazos en la embestida. El matador tuvo paciencia, y lo fue ahormando hasta llevarlo embebido en engaño con la muleta baja y redondea una faena muy meritoria que fue premiada con una oreja. Para el recuerdo. A su primero ya le había hecho una faena vistosa y variada en lances, pero lamentablemente pinchó en el primer intento a la hora de matar. Oreja y vuelta al ruedo. Ciencia y experiencia. El Juli -un ‘viejo’ de 24 años de edad- dio ayer toda una lección de ciencia torera en su segundo toro. Parecía que el astado no daba para más, pero El Juli aplicó aquel principio de que ‘todo toro tiene su lidia’ y redondeó una faena memorable que le mereció una oreja y vuelta al ruedo”. Por La República

Compartir en facebook Compartir en twitter