Crónicas

Crónicas de Julián López

Valladolid: El Juli, herido de gravedad, corta dos orejas

Fecha Plaza Cartel Ganadería Resultados
09/09/2005 Valladolid César Rincón, David Luguillano, El Juli Núñez del Cuvillo Silencio y dos orejas

VALLADOLID. Viernes 9 de septiembre de 2005

Con lleno en tarde lluviosa, se han lidiado seis toros de Núñez del Cuvillo de juego desigual, el tercero fue muy flojo.

CÉSAR RINCÓN (de marino y oro) SILENCIO Y OVACIÓN
DAVID LUGUILLANO (de negro y oro) PALMAS Y LEVES PITOS
EL JULI (de nazareno y oro) SILENCIO Y DOS OREJAS

”El Juli sufre una cornada grave en Valladolid”. Por Efe (La Razón)

El torero madrileño mató al sexto con un torniquete en el muslo derecho, donde sufrió una cornada de 20 centímetros; su cuardilla paseó las únicas dos orejas de la tarde

Julián López «El Juli» fue herido de gravedad por el sexto toro de la tarde de ayer en Valladolid. El madrileño, que sufre una cornada de 20 cm en el tercio inferior del muslo derecho, fue corneado en un desplante tras un circular, en el epílogo de su faena. Mató de una certera estocada y fue trasladado a la enfermería. La cuadrilla recibió las dos orejas que premiaban el esfuerzo, la labor y la sangre derramada.
El percance ocurrió casi al final de la faena, cuando parecía que el toro estaba totalmente dominado por su matador. En un desplante, adornándose tras un circular, vino la cogida, justo cuando se alcanzaba uno de los momentos más lucidos de la tarde. El Juli había empleado su sapiencia para hacerse con el ejemplar y construir una labor eficaz. Pero le perdió la cara, lo que nunca se debe hacer, y...

Hemorragia. No se amilanó, todo lo contrario, volvió con coraje a la cara del toro e impidió que las asistencias lo trasladaran directamente al hule. Un Juli exultante que quería más guerra. En segundos la hemorragia se hizo patente en la pierna derecha del espada. A pesar de estar alcanzado de gravedad, el torero no quiso que lo llevaran a la enfermería e indicó a uno de los miembros de su cuadrilla que le hiciera un torniquete para contener con urgencia el derrame.
No dilató más su labor y mató de una certera estocada. Sólo cuando parecía que su enemigo, también herido, iba a rodar se dejó traladar a la sala de quirófanos donde fue operado de la extensa cornada. César Rincón, director de lidia, fue el encargado de despenar al burel de un certero descabello. Las dos orejas del de Núñez del Cuvillo fueron a parar a manos de la cuadrilla de El Juli. Con esta lesión El Juli se suma a la lista de toreros heridos durante el verano: El Cid, Enrique Ponce, El Jose, Matías Tejela, Antonio Barrera, Julio Benítez...


Juli, gravemente herido tras salvar un mojado y desgraciado festejo”. Por José Antonio del Moral (Ocio Crítico)

La que, sobre el papel, se anunciaba como corrida estrella de la feria resultó ser la más desgraciada e inesperadamente triste por la grave cornada que recibió "El Juli" al abusar de su fácil y desbordante maestría cuando, finalmente, había conseguido salvar la tarde con la única faena importante que pudo disfrutar el paciente y remojado público.

Menos mal que "El Juli" puso remedio al enorme fiasco con una actuación realmente magnífica frente al sexto toro con el que, una vez más en esta temporada, dejó constancia de su ya madura maestría. Magisterio que desde hace ya varios días y allá donde actúe sin distinción de plazas viene exhibiendo con tan aplastante autoridad que quizá llevado por su ardor juvenil – aunque parezca un veterano incluso envejecido todavía es un niño – abuse de los toros y de sí mismo en la creencia de gozar un estado de irreal inviolabilidad. Nada menos cierto como, desgraciadamente, pudo comprobar ayer. Los toros, por muy dominados que parezcan estar, siempre pueden herir y hasta matar, Y así, en el gratuito postre de una faena ya terminada, fue como cayó herido "El Juli" repentina e inesperadamente alcanzado por el toro que lo levantó prendido por un muslo sin que el percance pareciera en principio lo que de seguido fue. Sangría abundante, torniquete, y Julián dispuesto a matar estando gravemente herido, cosa que logró al primer envite para, una vez cumplida la heroica misión, dejarse llevar a la enfermería sin importarle los trofeos que a la postre paseó su cuadrilla. Otra lección más del joven gran torero que, además, viene a dejar en entredicho las intolerables campañas que estos días sufre la Fiesta en un programa de televisión. ¿Será suficiente que caiga tan gran figura como tantos otros antes para que se deje de maldecir y maltratar la profesión más honrosa que existe en el mundo?.


”Grave percance de El Juli”. Por Javier López Herranz (ABC)

El Juli vivió las dos caras de la Fiesta: la del triunfo y la del dolor de la cornada. Pocas temporadas se recuerdan tan sangrientas como la actual. Todas las máximas figuras van cayendo entre los pitones de los toros, mientras determinada prensa, a tomatazo limpio contra la Fiesta Nacional, cuestiona la autenticidad y el riesgo de este espectáculo en el que se ve de cerca la cara a la muerte.

Sucedió en el sexto, cuando El Juli intentaba levantar una tarde de escaso brillo. En el desplante, finalizada una de las últimas series, perdió unos instantes la cara del toro y éste le prendió por el muslo derecho en un golpe seco y certero. Los peones le hicieron un torniquete y consiguió matar al toro con ostensible gesto de dolor. Tras dejar la estocada y casi sin poder mantenerse en pie, fue llevado rápidamente a la enfermería, donde se le operó, pasando posteriormente a una clínica privada. El toro lo remató de descabello César Rincón.

Antes, El Juli, había sacado su raza de figura en una labor entonada que principió en los medios sin probaturas. Las series más hilvanadas vinieron a derechas, pero los mejores muletazos los dibujó con la zurda. Intercaló ambos pitones, tiró de variedad con afarolados y circulares y cuando la faena cogía vuelo sucedió la cornada. Se le otorgaron las dos orejas -que paseó su cuadrilla- como premio a su hombría. La faena al tercero consistió en intentar que el nuñezdelcuvillo no rodara por los suelos. Muletazos a media altura, sin relieve y emoción por culpa de la invalidez de un astado que debió ser devuelto.


Por Álvaro Torres (Mundotoro)

Julián López "El Juli" ha sido corneado en el muslo derecho por el sexto toro de la tarde en la corrida que se ha celebrado en Valladolid. El torero madrileño fue prendido en los compases finales de una gran faena, en uno de los desplantes en el que el toro se le arrancó propinándole una cornada por encima de la rodilla de la que sangró en abundancia pero que no le impidió matar al toro para cortarle las dos orejas.

Compartir en facebook Compartir en twitter