Crónicas

Crónicas de Julián López

ARLES: EL JULI, TRES OREJAS, ABRE LA PUERTA GRANDE

Fecha Plaza Cartel Ganadería Resultados
25/03/2005 Arles El Cordobés, El Juli, Juan Bautista D. Hernández Oreja y dos orejas


ARLES (Francia). Viernes 25 de marzo de 2005
Feria de Pascua. Con casi lleno en los tendidos del coliseo de Arles se han lidiado seis toros de Domingo Hernández

Manuel Díaz EL CORDOBES (de verde botella y oro) SILENCIO Y PALMAS
EL JULI (de grana y oro) OREJA Y DOS OREJAS
JUAN BAUTISTA (de azul pavo y oro) SILENCIO Y OREJA

La perfección casi existe. Por Germán Jiménez Andréu (burladerodos)

Si la perfección en el toreo existe, Julián López "El Juli" no sólo la ha rozado esta tarde en Arles, sino que casi la ha superado. Ha sido ante el quinto de los ejemplares de Domingo Hernández lidiados esta tarde ante el que el madrileño ha estado sencillamente extraordinario.

Difícilmente se puede torear más ligado y templado. En su faena hubo muletazos en redondo interminables, lentos pases de pecho de cabeza a rabo, e insuperables naturales, hasta conseguir poner boca abajo el bimilenario coliseo. Una estocada casi entera, algo desprendida, y un certero e instantáneo golpe de verduguillo dieron paso a un auténtico mar de pañuelos, que permitieron a El Juli pasear los dos apéndices auriculares de la res.

Antes, Julián había paseado una de las orejas del segundo de la tarde con el que dibujó tres ralentizadas verónicas, se lució en un quite por gaoneras y cuajó con la muleta una faena extraordinaria. Resbaló con una banderilla la espada en su primer viaje, para hundirse después toda su extensión en lo alto del morrillo de la res.


Sensacional faena de El Juli. Por Antonio Arévalo (6toros6)

Sensacional faena de El Juli al quinto, en la tarde del viernes. El toro de Domingo Hernández salió distraído, costó fijarlo y, además, denotaba poca fuerza. Aún así, El Juli anticipó que tenía un buen pitón derecho y mandó que le picasen poco en sus dos encuentros con el caballo. La faena cuajó desde el primer muletaza, llevándoselo a los medios con derechazos llenos de empaque rematados por una trinchera hondísima. Siguieron dos tandas explayándose en cada muletazo, con un tempo muy lento, como retenido, rematando cada serie con unos larguísimos pases de pecho pasándose al toro por la cintura. Cogió la zurda y el toro por ahí no quiso. Julián buscó engañarlo proponiéndole un circular por la espalda seguido de naturales, pero por ese pitón no había nada que hacer. Siguieron tandas de derechazos increíbles, de muletazos tan en redondo que eran en realidad tres en uno. El toro, cuando se liberaba del yugo del matador, tenía la mirada perdida. La plaza se puso en pie. Unos portentosos circulares y unos pases de pecho infinitos fueron el colofón explosivo de semejante poderío. Pero El Juli erró con la espada en su primera tentativa, le dieron un aviso y, aún así, cayeron las dos orejas pedidas unánimemente por todo Arles. En el anterior había estado muy vistoso con el capote, sobre todo en un quite por caleserinas, y le dio una faena medida y templada a un toro justito de embestida. Cortó una merecida oreja.
Ante tal éxito, tanta maestría, no era fácil la papeleta de Juan Bautista, que reaparecía en los ruedos europeos, en su tierra.


Bajo el magisterio de El Juli. Por Rolland Agnel (Aplausos)

La feria pascual arlesana estuvo marcada por el magisterio inconmensurable de El Juli.
El Profesor Juli.
Hace algunas semanas en Nimes, habíamos subrayado la técnica perfecta de El Juli. El viernes en Arles, el joven profesor dictaba cátedra de una manera tremendamente brillante, hasta poner de pie a la plaza frente a su segundo oponente. Escribir, o intentarlo, para explicar lo que hizo El Juli es casi imposible. El madrileño estuvo sencillamente perfecto frente a sus toros, de gran calidad los dos. Muy técnico, muy inspirado, muy templado, estupendo de dulcura, de conocimientos, de torería, muy torero también, ha dictado cátedra hasta cortar tres orejas de peso. Marcó diferencias.


Por mundotoro

Julián López El Juli ha paseado tres orejas de peso después de protagonizar una tarde de gran consistencia en el segundo festejo de la Feria de Pascua de Arles. El torero madrileño, que ha puesto al público en pie durante varias fases de su faena al quinto toro de la tarde, ha vuelto a ratificar el momento profesional por el que atraviesa.

Compartir en facebook Compartir en twitter