Crónicas

Crónicas de Julián López

LA INESPLICABLE ACTITUD PRESIDENCIAL EN UNA MAGNIFICA TARDE DE EL JULI

Fecha Plaza Cartel Ganadería Resultados
02/12/1999 Quito Finito de Córdoba, El Juli, Guillermo Albán El Torreón Oreja y ovación

QUITO, ECUADOR. Jueves 2 de Diciembre de 1999.

LA MAESTRIA DE EL JULI Y LA TORPEZA PRESIDENCIAL

De nuevo la opinión del 0,1 por ciento de la plaza gana al resto. De nuevo la opinión unánime del respetable no se tiene en cuenta en una falta de respeto al aficionado y al propio diestro. La tremenda entrega de El Juli ante un descastado toro de Mirafuente no evitó que el protagonismo presidencial saliera a relucir.
En lo meramente taurino Julián armó un gran revuelo en la ciudad ecuatoriana donde nuevamente colgó el No hay billetes. Buena actuación de Finito y justificada la de Albán en el día de su alternativa, ambos con una oreja. Lo que se intuía como una tarde triunfal no fue tal por culpa del citado personaje que, eso sí, aguantó con entereza el enfado del respetable.
Se lidió un encierro de MIRAFUENTE desiguales de juego. Destacaron en lo positivo el lote de Finito y el toro de la alternativa de Guillermo Albán, y en lo negativo los dos toros de El Juli y el segundo de Albán.
FINITO DE CÓRDOBA (Oreja y vuelta)
EL JULI (Oreja con fuerte petición y ovación)
GUILLERMO ALBÁN-que tomaba la alternativa- (Oreja y silencio)
Finito toreó bien de capa en ambos toros. Tuvo enfrente dos magníficos toros con los que el diestro cordobés estuvo irregular en el primero, con varios altibajos y algunas veces por debajo de las condiciones del de Mirafuente y con el segundo se desquitó en una muy buena faena con momentos llenos de inspiración. En éste toro la espada no viajó por buen rumbo.
El Juli se lució de capa en su primero al realizar un magnífico quite por saltilleras (del gran diestro mexicano Fermín Espinosa "Armillita") que gustaron mucho. Donde verdaderamente la lió Julián fue en el tercio de banderillas, cuadrando en todos lo terrenos. Aunque el animal se vino calamitosamente abajo, lo que no bajó fue el nivel de El Juli. Un volcán de recursos ante la inoperancia del ganado. Al final tuvo que pisarle terrenos comprometidos dejándose llegar los pitones en los muslos. Sólo faltaba la rúbrica con la espada que llegó con una magnífica estocada en todo lo alto del joven maestro. Luego de rodar el toro, se formó el citado escándalo. El Juli recorrió el anillo con la "ridícula" única oreja entre las aclamaciones del público quiteño.
Nada pudo hacer Julián en el sexto, un toro deslucido a más no poder. Eso sí en el tercio de banderillas nuevamente la volvió a formar. Aunque esta vez en compañía del popular banderillero local "El Tortuga" al que el Juli invitó a compartir el tercio. Gran ovación para el diestro después de dos pinchazos y estocada.
Guillermo Albán, en el día más importante de su carrera. Se justificó de sobra ante su buen primer toro al que realizó un trasteo rebosante de voluntad. Pero nada pudo hacer el nuevo matador en su segundo toro, también bastante deslucido.

Compartir en facebook Compartir en twitter