Crónicas

Crónicas de Julián López

EL JULI, MAESTRO EN TORREJÓN, CORTA CUATRO OREJAS Y DOS RABOS

Fecha Plaza Cartel Ganadería Resultados
20/06/2000 Torrejón de Ardoz Morante de la Puebla, El Juli, Robleño Torrealta Dos orejas y rabo y dos orejas y rabo

TORREJÓN DE ARDÓZ, Madrid. Martes 20 de Junio de 2000

EL JULI, ROZA EL CIELO AL CORTAR CUATRO OREJAS Y DOS RABOS

Por Alberto Ruiz (6 Toros 6)

El Juli, esta tarde en Torrejón, bordó el toreo a las puertas de Madrid. A lo lento de su manera de torear, se sintió lo poderoso de su saber estar, la pausidad de sus muletazos, su organigrama de faena, improvisada de principio a fin, bien planificada estratégicamente conforme avanzaba el tiempo. Un tiempo que paró en un eterno pase de pecho a su segundo toro. Simplemente maravilloso.

En una tarde soleada y con ¾ de plaza en los tendidos, se celebró la segunda de las corridas de la feria de San Fernando. En ella se celebraba la alternativa de Fernando Robleño que triunfó ante sus paisanos al salir por la puerta grande en olor de multitudes. Para ello se contó con una gran corrida de TORREALTA que resultaron muy bravos, nobles y encastados. Se cortaron un total de siete orejas y dos rabos. La tarde acabó en apoteosis y salieron a hombros, El recien toricantano con tres orejas y El Juli con 4 orejas y dos rabos.

MORANTE DE LA PUEBLA (burdeos y oro) APLAUSOS Y OVACIÓN
EL JULI (crema y oro con remates negros) DOS OREJAS Y RABO Y DOS OREJAS Y RABO
FERNANDO ROBLEÑO (rosa pálido y oro) DOS OREJAS Y OREJA

El nuevo matador, Robleño, tomó hoy la alternativa de manos de Morante y de testigo a El Juli. Robleño realizó dos buenas faenas en las que desarrolló su buena preparación, a su primero le toreó con clase y mimo, aguantando y exponiendo en la cara del animal. Consiguió buenas series con ambas manos y tras una buena estocada le cortaba las dos orejas al toro "Rómpetelas". En su segundo, siguió en la misma línea y de nuevo cortó un nuevo trofeo que le consagraba ante sus paisanos.
El sevillano Morante de La Puebla se mostró esta tarde airoso y con su pinturería habitual. Nos deleitó con su toreo artista sobre todo en el 4º, pero la tarde no le fue propicia al fallar continuamente con los aceros.
Lo de El Juli esta tarde es para tenerlo en casa grabado y verlo todas las semanas. Bordó el toreo en sus dos enemigos, gustándose en cada lance, en los quites y en cada pase de muleta ya fuera derechazo, natural, adorno o pase de pecho. Consiguió enloquecer a toda una plaza que se puso en pié en varios momentos de la lidia de ambos. Algunos naturales se quedaron impresos en las retinas de los más taurinos, por su pureza y entrega, siempre de mano baja, ligados entre si y rematados en donde se acaba la inercia de la muñeca. Dos faenas firmadas con dos enormes volapies que desembocaron en dos orejas y rabo por toro. Simplemente apoteósico, y a las puertas de Madrid.


Compartir en facebook Compartir en twitter