Crónicas

Crónicas de Julián López

Los naturales de El Juli brillaron en Las Ventas

Fecha Plaza Cartel Ganadería Resultados
25/05/2016 Madrid El Juli, Perera, López Simón Vellosino Silencio y ovación

Julián López “El Juli” compuso en Madrid una gran faena por naturales a un toro de El Vellosino de 630 kilos. El maestro madrileño se sobrepuso a las circunstancias para plasmar una faena a más que pudo tener el premio de la oreja de haber acertado con la espada al primer intento. Saludó una ovación, la única del festejo. Con su primero era imposible el triunfo, pero la faena navegó en la maestría y en la lidia cabal a un toro noble, pero sin transmisión.

Madrid. Miércoles 25 de mayo de 2016. Plaza de Las Ventas. 20ª de la Feria de San Isidro. Lleno de “no hay billetes”. Toros de Vellosino y un sobrero de Domingo Hernández lidiado en sexto lugar. El Juli (de burdeos y oro) silencio y ovación; Miguel Ángel Perera (de turquesa y oro) silencio y silencio; y López Simón (de verde y oro) palmas y silencio.

Fotos: Javier Arroyo y Alfredo Arévalo

PRENSA

"El Juli superó el ambiente, se sacudió la presión y la acritud, y en tarde tan jodida sacó la cabeza nada más que toreando. Y nada menos. Anoten los del cuarto como los mejores naturales de lo que llevamos de feria". Mundotoro

"Descolgó y se centró como respuesta agradecida al temple de Julián. Asentada y despatarrada la figura, el tacto y el trato en su medida justa encontraron el punto. Y especialmente al natural, por donde el vellosino colocaba la cara con una dosis más de calidad. Consiguió López el viejo darle la vuelta al clima de la plaza, que no era poco. La hostilidad se apagaba por las ovaciones de la mayoría. El epílogo hacia tablas todavía ayudó más". El Mundo

"Los que querían reventar a El Juli y los que se echaban encima de los reventadores. Julián navegó casi plácidamente. Tuvo el toro, tanto toro, en la mano desde la segunda de las ocho tandas de que se compuso una faena de despacioso ritmo, con dos tandas con la zurda a cámara lenta, enroscadas, libradas en un palmo de terreno, temple severo en el toreo en redondo, graciosas soluciones –el cambio de mano, el desdén ligado con el molinete y el de pecho, y, en fin, la autoridad del toreo de mano baja encarecido por una doble dificultad cruzada: las dimensiones tan pequeñas de la muleta de El Juli y el volumen tan particular de un toro de 630 kilos. Final redondo". Torosdos

"Lo entendió perfectamente El Juli, que le dio un trato exquisito, muy a favor del animal, ayudándole en todo momento para que rompiera hacia adelante. Con el animal ya afianzado, logró excelentes series por el pitón izquierdo. Muletazo largo, encajado, templado y por abajo". Aplausos

"Fue al natural cuando llegó la imposición de Julián, metido, de frente, con un muñecazo al final del pase para darle con el vuelo un tranco más a la embestida sosona. Ahí estaba la diferencia entre sucumbir a los piantes o crecer sobre su ignorancia. Pero jugó la espada en su contra y en ovación quedó el premio". Cultoro

Compartir en facebook Compartir en twitter